• Sáb. Sep 24th, 2022

Stella Arroyave, la colombiana que le cambió la vida a Anthony Hopkins

Jul 21, 2022

Ya se volvió costumbre en redes sociales ver al actor Anthony Hopkins (ganador del Óscar por su impresionante papel de Hannibal Lecter en El silencio de los inocentes) bailar salsa, dar unos buenos pasos de cumbia y recientemente gozarse la canción la Pollera Colorá, pero detrás de todo ese derroche de energía que destila el británico hay una colombiana.
Se trata de su esposa Stella Arroyave, quien dejó su natal Popayán para buscar un futuro en Estados Unidos. Quiso dedicarse a la actuación, pero terminó entregada a otros artes como la pintura y el amor a las antigüedades. Montó una galería  en Malibu a la que una vez llego Hopkins. Se conocieron, se enamoraron y tras una relación de noviazgo de más de dos años se casaron en el 2003.

“Yo estaba preguntando por un artículo cuando de repente apareció una mujer muy bella que se acercó y me dio un gran abrazo. Fue muy espontánea y me pareció una mujer interesante. Aunque yo acababa de divorciarme, no quería estar en una relación nuevamente, pero le pedí su número de teléfono y nos volvimos amigos. La llamé varias veces a saludarla y un día me decidí a invitarla a cenar”, recordó el actor de 84 años en una entrevista con la revista Bocas.

El actor reconoce que el encuentro con la colombiana le cambió la vida. Dejó la depresión, el alcohol y comenzó a disfrutar cada día. Arroyave lo ha acompañado en esa transformación y hasta ha actuado en proyectos de su esposo como Slipstream o The Human Stain, esta última al poco tiempo de haberse conocido. Así como Elyse, un drama dirigido por la esposa de Hopkins.

“Me dice todo el tiempo que deje de preocuparme y que viva el momento. Ella me enseñó a disfrutar de la vida. Yo estuve a punto de matarme años atrás por culpa del alcohol, estuve al borde del precipicio pero di un paso atrás y ahora sé que cada día que vivo es un regalo”, ha recalcado en varias entrevista el ganador del Óscar al referirse a su esposa de 66 años que también saca tiempo para pintar y ser productora de cine y televisión, que su sabor y optimismo le ha dado equilibrio a su esposo.

Le pedí su número de teléfono y nos volvimos amigos. La llamé varias veces a saludarla y un día me decidí a invitarla a cenar.

“He tratado de aprender lo más que he podido sobre la cultura latina. Ella ha tratado de enseñarme a hablar en español, pero la verdad no soy bueno para los idiomas. Lo que sí logró Stella fue hacer que me interesara por la pintura. Ella encontró hace unos años en uno de mis escritorios papeles con guiones viejos que tenían pintados dibujos y trazos, y ella me dijo: ‘tienes que seguir haciendo esto’. Ella me animó a seguir pintando y pulir mis técnicas. Lo mismo con la música, ella me hizo tocar el piano y comenzar a componer”, reveló en la charla con Bocas.

En un perfil más bajo, Stella también ha sido esencial en el desempeño en las redes sociales de Hopkins, infundiéndole ese espíritu caribeño y un poco irreverente y acercándolo más a Colombia y a quienes han seguido su carrera como actor.

“Estoy casado con una mujer que tiene un optimismo a prueba de todo”, es otra de sus frases frecuentes cuando trata de describir la personalidad de su esposa, quien también lo ha hecho amar las arepas y, claro, a Colombia.

Tomado de EL TIEMPO

Comentarios de Facebook